Geraldine Bazán fue cuestionada por las supuestas intenciones que tendría Gabriel Soto de anular su matrimonio religioso para cumplirle el sueño a Irina Baeva de llevarla al altar y contraer nupcias.

Durante su arribo al Aeropuerto de la Ciudad de México, la actriz escuchó las interrogantes sobre las recientes declaraciones de Gabriel, en las que sembró la duda sobre su unión religiosa con ella.

Sin inmutarse, Geraldine se refirió a los reporteros del programa ‘Suelta la Sopa’ expresando: “Gracias chicos, que tengan buena tarde, hasta luego”.

De esta manera, Bazán dejó claro que por ahora su vida está enfocada a otros asuntos, entre ellos su reciente noviazgo con el empresario Luis Murillo, además del cuidado de sus hijas.

Por otra parte, cabe señalar que Soto también fue cuestionado por sus planes de cancelar su enlace religioso con Geraldine, instante que aprovechó para asegurar que sus palabras fueron malinterpretadas por la prensa con relación a ese tema.

‘Todo lo tergiversaron e hicieron todo un relajo, lo único que me preguntaron es si Irina se vería bonita vestida de blanco y yo dije que sí pero yo jamás dije que si por la iglesia o no por la iglesia y ustedes (la prensa) empezaron con todas las especulaciones y bueno, se hizo todo un rollo como siempre”, explicó.

Deja un comentario