“Jamás creí que la traición viniera de mi propia sangre”, apuntó.

Héctor Parra reveló algunos detalles de lo que ha sido su estadía en la cárcel a un mes de haber sido vinculado a proceso por la denuncia de abuso sexual realizada por su hija Alexa.

El programa Ventaneando interrogó al artista a través de un cuestionario hecho llegar por medio de su abogado, y a su vez Héctor contestó de puño y letra desde su reclusión a las interrogantes.

En primera instancia, Héctor aprovechó la ocasión para hacerle llegar un mensaje a su hija Alexa, fruto de su relación con Ginny Hoffman. “En tus manos esta hija mía acabar con esta farsa en la que todos perdemos, te suplico busques en tu corazón, honestidad, fuerza y valores morales que estoy seguro hay dentro de ti. Te he amado, te amo, te amo y te perdono”.

Posteriormente, el actor recordó el momento de su detención y lo que ha padecido desde que ha estado privado de su libertad. “Dolores de cabeza, contracturas por estrés, diarreas, insomnio, un resfriado por enfriamiento que hasta ahora no terminan de desaparecer, bajas de presión, se me ha atendido en tiempo y forma, de igual manera me apoyan en psiquiatría”.

Y agregó: “Aun no encuentro las palabras que puedan describir el cúmulo de sentimientos que llegan en avalancha día a día, solo decidí a partir del día 7 de julio iniciar con páginas en blanco mi nuevo ser, mi nueva historia”.

De la misma manera, describió el apoyo incondicional que ha recibido de su hija mayor Daniela, a quien le agradece por estar con él en este momento tan difícil. “La mejor medicina aquí adentro, ella es mi ancla, mi fortaleza, por ella he estado, estoy y estaré de pie”.

Por otra parte, el actor confesó que ni él ni Daniela esperaban que su caso daría este giro. “Jamás, ni en las peores pesadillas imaginamos algo así, algo tan bajo, mezquino y vil, jamás creí que la traición viniera de mi propia sangre”.

Sobre la audiencia que enfrentará en un mes, dijo: “no solo espero, debo estar libre ante los hechos, ante lo evidente, clamo justa justicia, ya basta de querer defender lo indefendible”.

Asimismo, envió un contundente mensaje contra las personas que cree han dificultado su caso, entre ellos Sergio Mayer. “Corruptos, vendidos, cobardes, queda bien, es patético que estén al servicio de la justicia, impostores, al señor Sergio Mayer, le deseo sin afán de meterme en asuntos personales que obviamente desconozco, que espero nunca pise la cárcel ni un solo día de los 31 que yo llevo aquí, ya que para ello se requiere valor, temple, garra, tener los pies firmes, bien enraizados a la tierra, la frente muy en alto y no tener que bajar la mirada ante nada ni ante nadie, y menos por calumnias tan burdas, bajas y viles. Se necesita ser hombre de una sola pieza, mis respetos para usted señor Sergio Mayer”.

Finalmente, Héctor dijo que espera cerrar muy pronto este amargo episodio de su vida. “Hoy más que nunca esta injusticia lejos de derrumbarme me hace mucho más fuerte día a día, insisten en apagarme, pero cada vez encuentro más fuentes de energía”.

Deja un comentario